La deforestación y sus consecuencias

Hay una plaga que se está devorando los bosques y las selvas. Cada minuto se desaparece lo que equivale a una cancha de fútbol y no es algo que nos termine afectando de primera mano a los que vivimos en la ciudad, porque somos eso que genera la plaga. Todo lo que vemos que no sea de nosotros, lo queremos convertir en algo “útil”, algo que en vez de seguirnos dando vida nos de dinero. Esa plaga se llama: deforestación y aunque no parezca, es la primera razón de varios países de su contaminación ambiental.

Millones de hectáreas han sido puestas en uso de la agricultura y el ganado, más del 98% de los incendios forestales alrededor de zonas agrícolas son provocados de forma voluntaria, ya que su principal intención es expandir los territorios para tener mas espacio para los cultivos y las reses. Se destruyen esos árboles que nos dan la posibilidad de tener agua, oxígeno, medicamentos, alimentos, y hasta una simple sombra, todo a cambio de la avaricia. Al parecer, el conocimiento que hemos adquirido a lo largo de nuestros pocos miles de años en evolución se ha restado a una sola cosa: y es a tener y cada vez mucho más. Creemos ser inmortales, y que todo es ilimitado, sabiendo que podríamos usar los terrenos que ya tenemos y encontrar la manera de duplicar los cultivos sin necesidad de dañar tanta tierra ni malgastar el agua. Es por esto por lo que varios agricultores se han dado a la tarea de hacer cultivos hidropónicos, cultivos que no necesitan ni tierra ni mucho espacio. Se pueden producir muchísimos mas alimentos gracias a una mezcla de agua y nutrientes especiales y es tan sencillo que se puede hacer en casa.

Tal vez, si hay más soluciones de las que pensamos, solo es que ese porcentaje que tienen el control sobre las tierras, quieren que tengamos la idea de que no hay mucho que hacer para ayudar al planeta. Mientras ellos se llenan los bolsillos de dinero, esta nueva generación busca el cambio, busca remediar los errores de generaciones pasadas que no supieron el daño de pensar que la naturaleza está para servirnos a los humanos y aunque sabemos que no es así, necesitamos seguir intentando salvarnos de nuestro propio destino.

0 Comentarios

Déjanos tu comentario

o regístrate para comentar.

Inicia sesión